domingo, marzo 28, 2010

Miguel Hernández

Hace 68 años (el 28 de marzo de 1942) murió Miguel Hernández en la enfermería de la prisión donde se encontraba. Tan sólo tenía 31 años.
Para recordarle qué mejor que su propia Elegía a la muerte de un amigo (Ramón Sijé) cantada con Serrat.



He de decir que me cuesta leer poesía, pero él es de esos pocos poetas con los que logro estremecerme. Algunos de sus versos me ponen la piel de gallina. Quizás, también parte del especial cariño que le tengo es el hecho de que en el colegio realizamos hace muchos años un rincón poético en su honor. Yo fui la narradora y tuve que presentar al resto de participantes que recitaban sus poemas. Lo que no impidió que me aprendiera algunos y practicara en casa leyéndome un montón de veces todos los poemas que se recitaron. Quizás la pasión con la que nos dirigió la profesora o el hecho de que fuéramos unos críos hizo que fuera el primer poeta que se me calara muy hondo, como años después lo harían algunos otros. Pero a día de hoy, no puedo leer las Nanas de la Cebolla sin recordar aquello ni la sensación que sentí al descubrir la enorme tragedia que había sufrido ese hombre: la guerra, el hambre, el sufrimiento, la injusticia... la muerte. A veces, hacer comprender algo así a una niña de corta edad que no lo ha sufrido es muy difícil. Pero unos simples versos de Miguel Hernández lo lograron, sus poemas lo dicen todo.

9 comentarios:

gema dijo...

Hay veces que lo que aprendemos de niños y se nos clava por primera, nos marca tanto que nunca olvidamos.La verdad que Miguel Hernández es todo un poetazo.Me ha gustado mucho el vídeo al que has hecho referencia.
Besos

Jose dijo...

Las cosas que no marcan de pequeños, quedaran ahi para siempre, eso es seguro :)

Yo es que la poesia... sera porque soy incapaz de hacer un solo verso, pero es que no me llama nada.

Martha dijo...

También es uno de mis preferidos...aunque me pasa un poco como a ti. Me suele costar leer poesía. Tengo 3 autores predilectos...no he descubierto ninguno más que no me aburra...

Aurora dijo...

Si te marcó será por algo. La verdad es que historias como la de su vida es para marcar. Un gran poeta. A mi me gusta mucho Benedetti también.

Leodegundia dijo...

Es una pena que no se enseñe a leer poesía desde niños porque aunque parece que el que sabe leer ya lo tiene todo hecho, no es así, no es lo mismo leer prosa que poesía, esta tiene un ritmo diferente y un sentido en las palabras también diferente.
Buen fin de semana

GUILLERMINA dijo...

Me encanta la poesia e intento inculcarles a mis nietos, junto a sus padres,ese amor a la lectura. Como son pequeños poesias cortas infantiles de Gloria Fuertes, Lorca, Machado...

Miguel Hernandez me gusta pero es un poco triste.

Un abrazote Nina

GUILLERMINA dijo...

Parece que no te cunde publicar espero que sea por situaciones forzosas de alegría. Un abrazo Nina

Azusa dijo...

Nina, más bien es porque estoy bastante vagueta, jejejeje

Leodegundia dijo...

Ya pasé varias veces por tu casa y sigue en silencio, así que te dejo una nota en la puerta:
"Espero que estés bien y que pases un fantástico fin de semana. Un abrazo"